martes, enero 13, 2009

El espejo del amor

Permítanme que tras la resaca navideña retome el blog haciéndole un poco de publicidad al Sr. Malarrama, y espero que acudan raudos a su librería más cercana para hacerse con un hermoso ejemplar de El Espejo del Amor, de Alan Moore.

Si la primera [[obra de Alan Moore publicada e España]] era La voz del fuego, su hasta ahora única novela, esta nueva publicación recoge el poema en prosa (ahora en forma de verso) que escribió en 1988 como respuesta a la Cláusula 28, una ley británica aprobada por el gobierno de Thatcher que, créanlo o no, daba carta blanca para el internamiento de homosexuales en campos de concentración.

El espejo del amor es, por un lado, una obra militante, como exigían en su momento las circunstancias; por otro lado, sin embargo, responde a motivos muy personales. En el momento de escribirla, Moore acababa de separarse de su mujer y de la amante de ambos, con quienes había vivido bajo el mismo techo durante los últimos años. Este canto a la historia del amor entre dos personas del mismo sexo es, por tanto, un canto también a su amor perdido.

El volumen que encontrarán en las librerías es una nueva edición, o mejor dicho, una versión nueva de este texto, uno de los más personales de Alan Moore. Si en su forma original fue ilustrado por Steve Bissette y Rick Veitch (dos de los artistas de La cosa del pantano), hoy lo acompañan las fotografías del gran José Villarrubia. Aunque “acompañar” es un verbo que se queda corto, porque el libro funciona de forma tan secuencial como un cómic: las fotografías no sólo ilustran, forman también un texto paralelo al poema y lo enriquecen con su propio ritmo y progresión. Homenajes a Hockney con Jesús Vázquez incluido. Una página en negro que se niega a representar la muerte en las cámaras de gas. El carmín de los besos sobre la tumba de Wilde. El propio Villarrubia y nuestro fiel becario, Roberto Bartual, han traducido las palabras de Alan Moore.
Si se encuentran ustedes vagos y no les apetece salir de casa (con este frío que hace lo entiendo perfectamente), recuerden que internet es su amigo, y que no sólo sirve para sesiones porno en el messenger, sino que también se puede utilizar para comprar libros (vale, dildos también). Por ejemplo, aquí. (Y si alguien quiere sesión porno en el msn que deje su dirección en los comentarios)

1 Comentário:

Vargtimen dijo...

¿Cómo que internet sirve para algo más que para hacer sesiones porno por messenger? ¿Y me lo dices ahora? Cuántos años de mi vida desperdiciados...

The Queer Enquirer © 2008 Template by Dicas Blogger.

TOPO