jueves, enero 17, 2008

Bollo-complementos

Si hace unos días me horrorizaba con la foto que adorna este post, ahora me quedo patty-diphuso al enterarme de que a alguien se le ha ocurrido diseñar sillones en forma de vagina. Supongo que los taburetes tendrán forma de pene. La verdad, yo no me veo ahí tumbado, aunque reconozco que sería ideal para invitar a unas amigas a casa y montar una sesión golfa de The L Word. Que la diseñadora de tal cosa se llame Willow dice mucho... voy a tener que crear una etiqueta llamada "las lesbianas están locas".

5 Comentários:

Anónimo dijo...

Refrescospepito says:
Horror, eso sí que es feo: ¡un sillón-chocho.
Las lesbianas radicales siempre me dieron miedo

Queer Enquirer dijo...

Haces bien en tenerles miedo. Son peligrosas. Gracias a Alá que Bin Laden no es lesbiana.

woody_ dijo...

Me da miedo ese sillón, me recuerda a la planta carnívora de la tienda de los horrores o algo así...

Vargtimen dijo...

¿Y el sillón habla? ¿Alguién más se ha fijado en el cojín rosa a modo de clítoris para apoyar los vasos de cubata?

Queer Enquirer dijo...

TODOS nos hemos fijado en ese cojín rosa!

The Queer Enquirer © 2008 Template by Dicas Blogger.

TOPO